• Perder la moralidad cada vez que el egoísmo llame a mi puerta.
  • Dar la importancia justa a cada embrollo, solucionable o no.
  • Leer la letra pequeña de las promesas y compromisos adquiridos tan frescamente por terceros.
  • Ceder un 40% de mi capacidad cerebral al subconsciente mas impulsivo, dándole total libertad de maniobra.
  • Vivir en pecado tanto cómo la ética me permita.
  • Amortizar la libertad que te da una mala reputación. (Benditas malas lenguas).
  • Provocar.
  • Desesperar.
  • Desquiciar.
  • Enamorar.
Anuncios