Piensas tan alto que puedo oírte.

Una pregunta incómoda dilata las pupilas de unos ojos curtidos en batallas de nuevos ombligos. Tan indecentes y tan fríos.

Lo que quieres, no es más que sexo entre cuatro paredes, hablar de nada…

image

Cuando tú vas a por chicles, yo vuelvo haciendo pompas y no vas a ser mis domingos de resaca.
Llevo toda una vida desaprendiendo.
Ya me vestía sola antes que tú llegaras a revolverlo todo, a salir corriendo, a pintar de negro las paredes, a tentar de nuevo la suerte…

Podrías irte a por tabaco y no volver.

Que más dará, si lo poco que me queda está en esas dos viejas maletas y te tengo en frente, con esa cara que pones cuando te toca ser valiente y no sabes por donde empezar.

Él te diría que no hay una fina línea entre el amor y el odio, que hay una muralla china con francotiradores apuntando directamente a mi intuición femenina.

Piensas a gritos.

Valentina Maleza

Anuncios