Sigo siendo el incómodo silencio entre tu nombre y el suyo.

Soy todavía el murmullo que puedes oir a tu paso cuando corres calle abajo queriendo ser normal y no lo consigues…
Una vez conté los adoquines que hay desde tu casa hasta la mía. Hoy la luz de la Luna me guiaría y es tan corto el camino…

Pero ahora somos el sonido que hacen las llaves cuando las dejas sobre el mueble del recibidor, dos versiones de una misma historia, los trescientos sesenta grados que gira una noria, pasar por debajo de una escalera…
image

Tiembla la luna y se quiebra.
Alguien vuelve a mirarse en el mismo retrovisor, me pierde, me asfixia, me alejo, le veo encondiendo la cabeza entre los hombros… y el ruido que hizo la Luna al quebrarse, rompió el espejo y dejó de nuevo una conversación a medias, te resumí en una palabra que no existía y, por culpa de la ironía, no me sobra, te juro que no me sobra… Precisamente…
Simpatía.

Anuncios