Sin pena ni gloria, partió sin amigos a los que extrañar, sin rozar siquiera los corazones…
Se fue atropellando todas las emociones hasta convertirlas en una prisa que lo acompañó calle abajo y subió con él al autobús que, por fortuna, se lo llevó tan lejos.
image

Anuncios