Todo está perdonado de antemano y, por tanto, todo cínicamente permitido.
Milan Kundera.

Anuncios