Desde el altar de sus tacones, me mira con desdén una rubia teñida con la ropa tan ceñida que tiene que costarle, por cojones, respirar. 

Anuncios