Te reconocería entre cientos de miles de humanos clonados malgastando el tiempo en buscar un alma gemela que no encontrarán.

Te perdería sin rechistar una y mil veces mas, sólo para volver a encontrarte.

Ha tenido que pasar una eternidad para que volviera la magia que generas, el insomnio que altera las noches en vela porque tú no estás, las preguntas sin contestar, la risa tonta, el miedo justificado, los nervios previos a encuentros furtivos tan primitivos como lo eran antes.

Ha tenido que sonar Turnedo para hablar de lo prohibido y aún sabiendo que no tenía sentido, fuimos dos insensatos que se hacían los locos y tal vez lo estaban.

O tal vez se necesitaran, pero tantas despedidas ya son demasiadas.

He sabido leer entre líneas tan finas como la línea que nos separa, he interpretado miradas, he puesto la mano en el fuego para que me la quemara, he llorado sin soltar una sola lágrima, he vuelto a escuchar la misma canción sin prestar atención por si el silencio me ganaba, he saltado del vagón en marcha, he rascado la escarcha de los cristales cuando te confiesas en un discurso sin puntos ni comas…

Te reconocería entre cientos de miles de humanos y volvería a cometer los mismos errores.

Te perdería sin rechistar porque volverte a encontrar siempre me hace saltar en marcha de los vagones.

Anuncios