Buscar

ValentinaMaleza

"ciclotimia intermitente"

Etiqueta

bonita

Voy a seguir explotando de vez en cuando.

Reirán los mediocres a carjadas. 

Hasta que les duelan las caras.

Pero la verdad es la que és y sólo hay una. 

Amortiza la belleza que adorna tu cuerpo y pon el cerebro al sol, 

porque el día que repartieron las neuronas, está claro que a tí te pilló en Michael Kors… 

Se oye un eco y suenan trompetas cada vez que coges la coherencia y la revientas.

Con lo bonita que eres cuando cedes, silenciosa. 

Disfruta del verano y lee otra cosa. 

Yo cito a Bukowski, tú emulas a Coelho y tapas con tu pelo los restos de serrín en tus hombros. 

Supongo que me escribes en inglés porque el castellano no lo dominas.

Yo te contesto en cristiano y te doy un consejo.

No toques los enchufes con los pies mojados.

Tú a lo tuyo, yo a la mía…

Te agradecería, que cesaras en tu empeño de ser la protagonista de una comedia que inspiras con sólo  existir. 

Ponte los dibujos animados.

En versión original. Subtitulados. 

En cuanto a mí, voy a seguir explotando de vez en cuando.

Los que guardamos secretos de tales dimensiones en los cajones, estamos hechos de recuerdos.

Nos dejamos arrastrar por las emociones. Vamos… y volvemos. 

Pero siempre estamos. 

Nos quedamos.

Anuncios

Loca mía.

La miraba como se miran las nubes en verano.
Era un capricho reciente, ella sabía su suerte y se dejaba llevar.
Él era la brisa que se cuela por debajo de tu falda. Ya sabes, un beso tonto, un teléfono que suena en mitad de la noche, la canción que pones siempre al subirte al coche… una moneda al aire.
Ella, una cara bonita y poco más.

Sabía de sus momentos tristes, sus malas costumbres, sus días de mierda…
Lo sabía y la seguía mirando como se miran las nubes en verano.
Se le antojó cuidarla.
Se dejó contagiar por su manía de hacer en cada momento lo que más le apetecía, eso de ser hoja arrastrada por el viento. Llamaba a las cosas por su nombre y vivía sin miedo.
Sabía que sería ella la que el corazón le comiera con dientes de leona y se dejaba hacer.

Y si dura la vida un rato, puedes de una puta vez, dejar de mirarla como si fuera tuya la desidia que desprenden sus palabras al caer?

Sólo mírala como se miran las nubes en verano y busca en sus formas la que más te guste ver.

Valentina Maleza

Qué bonita eres, coño!

Soy muy bonita. Más que la mayoría, según mi madre; más que ninguna, según mi abuela y del montón tirando para arriba según mi hermana, que le cuesta un piropo la misma vida y de las guapas es ella la que más.
Soy bonita, como todas.

wpid-picsart_1422285271134.jpg

Soy de las que sale de casa sin intención de comerse el mundo, sólo con un saquito de ilusión parvularia y varias capas de paciencia infinita, sabiendo que todo llega, que se trata, sobre todo, de abrir bien los ojos, de estar atenta a los cambios y de practicar ese egoísmo suave y traslúcido que separa la lealtad y el compromiso del más puro y opaco egocentrismo.
Soy bonita cuando río y cuando lloro, siendo en cada momento tan real, coherente y oportuna como frágil, transparente e incontrolable.
Soy bonita porque sí, porque soy, que ya es mucho.
Es bonita la que enamora por lo que calla, la que mira fijamente y se ahorra el discurso, la que se sabe especial, la que se guarda un as en la manga y nunca lo saca.
Soy bonita porque soy de verdad … Y las cosas son bonitas porque son como son.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: