Buscar

ValentinaMaleza

"ciclotimia intermitente"

Etiqueta

contradicciones

No soy cualquiera

He perdido las formas, el respeto, la vergüenza, el peso y la elocuencia en un suspiro que aún recuerdo y puedo notar en mi oído si alguien te nombra.

Es ése mismo sonido, ése hormigueo molesto, que detesto, el mismo que me interrumpía cuando trataba de cerrar los ojos y ser normal, a mi manera.

No soy cualquiera .

He matado monstruos casi sin querer y una vez muertos, he querido resucitarlos para tener una excusa, una explicación que pudiera entender la mayoría.

Yo me rompía fácilmente y él era tan amable con la gente…

Nunca he tenido muy claro cuál era mi sitio pero sí, tengo derecho a intentarlo, a volver a equivocarme, a desubicarme de nuevo. Tengo derecho a dejarme llevar y seguirle a la vida el juego.

Llevo tiempo buscando algo que, a éstas alturas, todavía no sabría decir qué es.

He levantado piedras que realmente pesaban, buzeado en mares que secaron ya, removido la conciencia a ver si agitando los recuerdos saltaba la pieza que sobraba… He sido frágil y he sido también brava.

Ahora me voy y puedo sentir un escalofrío al recordar aquel suspiro que me interrumpía cuando trataba de ser normal, a mi manera.

Sigo siendo de plastilina pero ahora no soy la misma, no tengo la piel tan fina, no soy cualquiera.

Anuncios

Qué sabrás tú de amor, si te arde todavía la nostalgia entre las piernas

Qué sabrás tú de amor, si te arde todavía la nostalgia entre las piernas.

Qué sabrá ella de cuantas veces me he forzado a sonreír por no darte a ti el gusto de ver las cicatrices que dejaron nuestras guerras civiles.

Escondías todas tus sirenas de piernas de neón en una habitación a la que también a mi me invitaste.

Aún no sé si me quisiste o eso también te lo inventaste.

Tú y yo conocemos nuestras verdades universales; las que duelen y las que curarían todos los males.

El tiempo cura o tortura según quien lo gaste.

Tu jugaste a hacer arder las horas en mis muñecas y ahora pretendes también borrar mis letras, tus huellas dactilares, la memoria… toda un historia.

Dicen que todo pasa por algo.

A mi, el rencor me dio el valor necesario para escribir desde lo más profundo de mis ovarios cuando la otra opción era agachar la cabeza y dejar que bailaras sobre mi tejado.

Entraste en mi cama con los pies sucios y te llevaste después las sábanas.

Hiciste con ellas el disfraz de fantasma que llevas puesto en ésas fotos en blanco y negro.

Te regalo las sábanas y me quedo con los recuerdos .

No te voy a olvidar porque quiero pensar que en algún momento fueron verdad tus miradas de cordero degollado.

Sé, de tu propia boca, que aunque te vayas lejos me sientes muy cerca.

El rencor me dió el valor y el tiempo me dió la fuerza para aceptar mi error, para asumir las consecuencias y usar el dolor para levantar y reconstruir los castillos de arena que contigo se elevaron, temerarios, en días de viento sobre cimientos de plastilina.

Qué sabrá ella de nuestras promesas y nuestros secretos.

Qué sabrá ella de amar con los ojos abiertos si no estaba allí, entre nuestros cuerpos.

@valentinamaleza

Cuidado conmigo, amor mío.

Cuidado conmigo, amor mío. He aprendido a dormir con los ojos abiertos, a llorar hacia adentro, a estar allí sin ser vista… Como a la más veterana de las periodistas, llegan a mí las noticias sin preguntar siquiera porque, de entre todos los humanos, tú eres el único que aún no se ha enterado de que elegiste a la más tonta porque aún no me has olvidado.

Buscando lo más opuesto a lo que de mí te atrajo, diste con su encefalograma plano.

De todos los cerebros, el menos sano.

Aún puedes caer más bajo.

No sabes cuánto me alegro de tu medalla de bronce en los paralímpicos del amor. No sabes cuantas risas nos has proporcionado a los que, además de tener cerebro, también lo usamos para algo más que juzgar y fingir.

¿No decías que era una loca desquiciada ésta con la que ahora te haces fotos en la cama?

Somos todas unas desequilibradas.

Mi pequeño mentiroso, se ven tan pequeñas tus manos en las fotos… Son como las pezuñas de un puerco espín, pero cuidado conmigo, amor mío. Todos tus atentados me han servido para aprender a dormir con los ojos abiertos.

Sabes que ya no conozco el miedo, que hace tiempo que no te creo, que regresaste tantas veces como estrellas llenan el cielo una noche tranquila en mitad del desierto…

Cuidado conmigo, amor mío porque la caja de Pandora puede abrirse en cualquier momento.

Si escupes hacia arriba, siempre te caerá en la cara. Es una sencilla lección de vida y la tengo bien aprendida.

https://www.instagram.com/valentinamaleza

Con una neurona no basta.

Una mirada así , hacía tiempo que no pasaba por aquí . Almenos no tan sincera, eso seguro.

Tú que fuiste serpiente en otra vida, te diste a ésta con la lección muy bien aprendida y, tentarme a mi no es fácil , lo juro.

Con una neurona no basta para entender mi pasado , compartir con mis fantasmas el presente y, teniéndome en frente, imaginar un futuro, perdiendo por el camino algún diente tal vez, un par o tres de kilos y algunas horas de sueño también .

Hay un universo bajo mi falda pero, con una neurona, no basta.

Con esa manera que tienes tú de hacer las cosas, sin despeinarte, llegaste decidido a quedarte , a matar monstruos , a ser calcetín blanco en zapato negro y sin saber si vas a caer de pié , ésta vez, arriesgas todo a una sola carta. Eres como Mahoma moviendo la jodida montaña .

Si tu supieras donde guardo los meñiques del último que vino a partirme en dos…

Llevas un poco de primavera en el pelo.

Déjala ahí, créeme, te queda bien.

No te sacudas la inocencia con la tozudez y la vehemencia de los amantes suicidas. Deja que sea el tiempo el que decida qué hacer con ella.

Si vale la pena, podemos remar en contra. O a favor, ya veremos.

Sabes que la realidad siempre supera la ficción y, ¿por qué no?

Aún en plena tarea de tratar de oír lo que te callas, respetando las pausas, peinando tu barba, aprendiendo de ti… contigo. Pero con una neurona no basta para entender lo que pasa cuando me miras así y tienes seis manos, dos corazones y un sólo pulmón.

Con una neurona, no basta.
https://instagram.com/valentinamaleza

https://instagram.com/valentinamaleza

Tramposo

Qué tendrán que ver las putas meninas con la forma de tus labios al soltar una mentira piadosa tras otra, hasta coger forma, hacerse bola, atragantarse y salir a la luz como salen los mosquitos en verano, molestos, ruidosos, tramposos…
https://instagram.com/valentinamaleza

Una sobredosis de cafeína.

Una sobredosis de cafeína,  una calle transitada y a lo lejos, un perro que ladra. Una lluvia incómoda, el ruido que hace el sonido al romperse,  un debate sobre la vida y sobre la muerte,  un intento de homicidio, un galgo hambriento… Un portazo.

image

Dos unicornios azules, rosas y blancos. Un carlino,  una fuente en una plaza, el señor que duerme en su banco de siempre y la presión en el esternón que me acompañaba a todas partes y era molesta y amarga, diluyéndose y bajando por mi garganta hasta hacerse agua corriente que no sabe a nostalgia ni sabe nada.

Instagram

Vehementes.

Me hago responsable de los daños causados en el último terremoto pues, ya ves, es posible que aún siendo inocente, de momento, sea yo también a la vez culpable de antemano de todo lo que sé que soy capaz de hacer.
Recuerdo haber salido descalza a buscarte; en una barra, debajo de alguna falda, haciendo el ridículo, como siempre, más indiferente, mucho menos inteligente… Casi un animal.
Lo recuerdo y no me parece real.
Prometo no volver a temblar así al verte.
Con las manos en los bolsillos, pasaré silbando, indiferente; como si no tuviera el corazón entre los dientes, me haré la valiente hasta que sea verdad.
Mi único aval es un hastío decisivo, una tozudez enfermiza, dos dedos meñiques que se entrelazaron, una copa manchada de pintalabios, un fino sentido del humor y todo un ejército de inconformistas a mi alrededor.
Se fueron unos y llegaron otros, vehementes.image

Ya no le escribo a él. Ahora acaricio las palabras y las trato bien.
Aveces, hasta me dejo querer aunque despacio y de lejos.

Si tu supieras de donde llegaron las libélulas que vienen a mi brazo a descansar…

Es normal que no entiendas una sola palabra de lo que susurro al sauce que llora en el patio.
A estas alturas ya sé a qué ritmo te mueves, a que saben tus secretos, a qué huele tu cuello al despertar y en quien te conviertes cuando eres instinto y quieres lo que sólo yo te podría dar y si se diera…
He descubierto que cuanto menos de mi ofrezco, más obstinado vuelves y te revelas.
Sólo cuando suceda que tú y yo encontremos la manera de lamernos los sesos, casi literalmente, cuando esa respiración intermitente no nos deje hablar, cuando ya no pueda más y quiera faltarte al respeto, invadir tu cuerpo y entrar en tu mente, ser serpiente, bajar a buscarte, descalza…
Cuando eso pase sabrás lo que susurro al sauce que llora en el patio.
Me hago responsable de los daños causados en el último terremoto pero no puedo prometer que no vaya a volver a abrirse el suelo de un momento a otro.

Poco y a ratos.

Como el rítmico goteo que marcaba el tiempo en una cueva con vistas al mar una noche de verano, suenan mis arterias bombeando un corazón mediocre que ni aprende ni se atreve a dar consejos .

Un día descubres que el destino parte de dentro a fuera  y sales al mundo con la tímida sonrisa de quien se sabe hoja arrastrada por el viento y está dispuesto a dejarse sorprender y, aunque la vida no tenga sentido, ser ellos mismos el latido que impulsa ésas ganas locas de estar en todas partes buscando motivos para volver.

Será que nos seduce lo imposible, que nunca lo es del todo y por eso, aún queriendonos como el perro y el gato, ya sabes, poco y a ratos,
aquí estamos tu y yo otra vez en un acto suicida, mucho más torpes que de costumbre.
Si nos perdemos de vista, la duda nos come como se comen los cuerpos los gusanos y cuando por rebeldía nos juntamos, arde Troya y lo nuestro es como intentar bañar al gato, un mal rato, una odisea, un dolor de muelas insoportable, tan adorable y contradictorio que nos une y nos separa y terminará por rompernos.

image

Terminará, nos rompa o nos mantenga a salvo, porque ésta enfermedad que nunca fue eterna, por frágil e inocente que se presente el corazón que la enfrente, sólo necesita una buena excusa para volver por donde ha entrado y cambiar caricias por zarpazos.

De los manejos felinos que aprendí entre los arbustos, me llevo una lección de vida, mi cara de arpía y un saco de huesos, que antes fue un cuerpo sano y ahora está a medio camino entre ser y dejar de ser humano.

Valentina Maleza

Utópicas premisas.

Entre costillas convexas anidan todas las libélulas.
Si has oído alguna vez el sonido de un corazón al romperse, sabrás que es una sensación muy parecida a la muerte y con la voz de siempre y las manos frías, casi preferirías cerrar los ojos y encontrar cualquier salida por trágica que parezca.
Te enamoraste del miedo a perderle.

El amor es un mal truco, una broma pesada cínicamente ideada para hacer del soñador una especie extinguida, un desertor convencido de utópicas premisas inocentemente adquiridas cuando quererse era coger muy fuerte su mano y no poder soltarla.
No puedo aún soltarla.

image

Ya no se cuentan historias reales, sólo acuerdos temporales con sirenas con piernas de neón porque, sonando Vetusta Morla, encuentras tu metáfora preferida entre medias verdades.
El amor llega para arrasar con todo y salir por donde ha entrado.

Dejar de creer en los finales felices te ahorra cientos de cicatrices, una larga lista de intentos fallidos, renunciar a varios de tus principios, dos o tres mares de lágrimas, quemar todas sus fotos, saberte perdida y olvidar buscarte, hacer las maletas, no saber si gritar o dejar que pase, un amago de infarto, un gato arañando tu estómago todo el rato…

Entre costillas convexas crece impertinente la necesidad de ensanchar el alma con relatos de sábanas nuevas, de besos recién estrenados, miradas esquivas… dejar salir las libélulas que anidan entre convexas costillas.
Valentina Maleza

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: