Buscar

ValentinaMaleza

"ciclotimia intermitente"

Etiqueta

dignidad

Aprendí a ser invisible cuando todos miran.

Porque tengo una sola vida, vísteme de loba y sácame del rebaño, que el puente mil veces cruzado lleva al estanque donde todos duermen.

Quiero estar bien despierta cuando el frío llegue y lo cambie todo.

Quiero ser muy consciente de aquello que digan los versos que surgen de los tropiezos de quien más veces se puso en pie. 

Allí donde perdí la dignidad encontré el sentido de las frases que, de tantas veces repetidas, llegaron a ser lo más parecido a la verdad.

Estaré, sin ser vista, en todas las canciones que hablen de libertad y entre las páginas de ése diario tan personal que cerraste con veinte candados justo antes de lanzar la llave al fondo del mar sin pararte un segundo a pensar si era la mejor de las ideas. 

Y puede que lo fuera.

Hacer borrón y cuenta nueva era una opción inteligente.

Barrer las cenizas, dejar un corazón hecho trizas en urgencias,  sacar a pasear todas las caras de la misma jodida moneda …

Aprendí a ser invisible cuando todos miran y allí,  al fondo a la derecha, clavé la flecha que habrás de arrancar.

.

Soy la clase de persona que sacrifica su dignidad por un beso en la frente.

Un secreto muy bien guardado.

Como a un gato asomado al trampolín de una piscina olímpica,

 teme mi pequeño mentiroso que alguien abra los ojos y, con sus últimas reservas neuronales,

 entienda que ella y yo somos iguales.

Yo sólo tarareo verdades. 

Ya le regalé las sábanas y me quedé con los recuerdos. 

Ya bailo en otros tejados.

A mi ya no me tiembla el pulso, ni me duelen las costillas de tanto amar en dirección prohibida.

Hace tiempo que soldaron los huesos rotos y, hasta hace poco, tú no eras más que un secreto muy bien guardado. 

Por si un dia se arrepentia y le apetecía retomar la historia donde la había dejado.

Qué sabrá de amor si, cada vez que le olvidaba, aparecia y desmontaba mis planes de vida

 para asegurarse de que me tenía donde quería. 

Ahora se retuerce al leer porque sabe que como me quiso a mí, nunca volverá a querer.

Te llega envuelto en celofán.

Te lo puedes quedar.

Te lo regalo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: